El filtrado por cartones es el mejor para el aceite

Durante la elaboración del aceite de oliva hay que pasar varios procesos desde que comenzamos recogiendo el fruto, hasta que terminamos con la filtración, como fase previa al envasado. No obstante, aunque la fase del filtrado no es obligatoria, condiciona considerablemente la mejora del producto.

Se obtiene un aceite de oliva de calidad si durante su proceso de elaboración se siguen todos los pasos correctamente. Para empezar es primordial que el fruto esté en buen estado para que nos garantice esa calidad final. La piel de la aceituna es muy fina y delicada, y esto hace que cualquier deterioro en la piel afecte a la composición final del aceite y a su grado de acidez.
Para ello, la misión de la filtración es eliminar las pequeñas partículas y humedad que hayan podido quedar en el aceite, consiguiendo que éste tenga un aspecto más claro, trasparente y brillante. Este paso en el proceso de fabricación es lo que en definitiva da una sensación de aceite limpio. La filtración se puede realizar por varios medios; en AgroAvellà aconsejamos hacerlo mediante filtros con cartones de celulosa, puesto que es el método que conserva mejor las propiedades del aceite tras el proceso de filtración.

filtro eur 10 30

Entre las ventajas del filtrado del aceite de oliva virgen, destacamos las siguientes:

  • Mediante el filtrado los aceites de oliva virgen extra mantienen intactos sus atributos positivos durante más tiempo.
  • Los aceites filtrados presentan un aspecto limpio y trasparente, por el contrario los no filtrados, al ser más densos, tienen un aspecto algo turbio.
  • El sabor de los aceites que han sido filtrados es más suave que el de los aceites sin filtrar, que se caracterizan por su sabor más fuerte (ligeramente picante) e intenso. De todas formas, la variedad y el estado de la aceituna, más verde o más madura, influye también en el sabor.
  • La oxidación. El aceite de oliva que no pasa por la fase de filtrado, se decanta de forma natural con el transcurrir del tiempo y en el fondo de los envases se depositan las pequeñas partículas de la pulpa, provocando la oxidación del mismo. Mediante el filtrado se consigue eliminar esos restos sin que el aceite pierda ninguna de sus características físico-químicas, ni organolépticas y por tanto el aceite de oliva que pasa por este proceso es mucho más estable y se mantiene más tiempo en buenas condiciones.

Para terminar, un consejo. Si te gusta el aceite de oliva sin filtrar asegurate de que sea siempre de la última cosecha, así tendrás garantías de que realmente es fresco. Lo ideal es comprar los aceites sin filtrar directamente a la almazara. Pero si no tienes esta posibilidad y lo vas a adquirir de un establecimiento, es muy importante que observes la rotación de ventas que puede tener el producto en ese establecimiento y que además te fijes muy bien en la fecha de envasado, a ser posible de la última cosecha.